Menú

Casa Fito: simplemente nuestra cocina contemporánea

Hay lugares a los que podemos y debemos acudir si queremos gastar dinero por comer y comer realmente bien. ¡Vamos! Que pagas, pero te quedas a gusto. Hay pocos lugares de estos, pero los hay. En la carretera general del Sur en Tenerife hay uno a la altura del kilómetro 67 (más o menos) de la TF-28, entre dos curvas y en un lugar de esos que invitan a descansar y disfrutar: Chimiche. En la medianía de Granadilla de Abona, Casa Fito eleva la media de los establecimientos gastronómicos de la comarca.

Sin embargo, estamos ante la cocina contemporánea canaria. Así, con simpleza. Se trata de entender que del fogón de los restaurantes de las islas también salen platos de una calidad sobresaliente, de matrícula de honor; que la forma de entender las recetas tradicionales permiten elaboraciones insospechadas e inesperadas que aportan al paladar nuevas experiencias, enriqueciendo la carta de sensaciones y cualidades de los productos de nuestras huertas y nuestro mar.

Así mismo, la carta, de entrada, marca diferencia. No es de las usuales. Para comenzar, elegimos ensalada de pulpo y aguacate a la canaria con alioli de mojo rojo. La presentación atrae, pero probarla es empezar y no parar. Las láminas del fruto azteca forman una combinación extrañamente extraordinaria con los trozos del molusco, la lechuga cortada en brunoise y un baño de la salsa más tradicional dando sabor al alioli. Un bocado conjunto es lo que permite saborear la verdadera dimensión de este plato. Si le llega corto de sal, tiene solución. Estamos ante una apuesta que permite abrir boca con la promesa de que se avecina una fiesta.

Cherne sobre papa asada a la brasa y vinagreta de lapas. Casa Fito aporta el plus de servir cada elemento de la comanda en el recipiente que más suma al plato, bien porque lo mantiene caliente, bien porque hace que la base permanezca en equilibrio o, simplemente, porque realza los ingredientes. Este es uno de los casos, con el añadido de que cada producto empleado en esta receta no solo tiene calidad, sino que el tratamiento que recibe en la cocina hace que el comensal se obligue a volver. La vinagreta es una aportación tan singular que se convierte en un acompañamiento obligado para degustar este plato de mar y tierra en su amplitud. Una batata, como opción a la papa, tampoco desentonaría.

Hasta ahora afrontamos una cocina en la que predomina el equilibrio de sabores en el uso de una gran cantidad de productos locales. Y eso se sostiene en el cochinillo asado, deshuesado y prensado. Un plato inusual pero que resuelve un almuerzo aportando el contraste de la fuerza de este tipo de carne que, servida con unas gotas de compota de manzana –algo lógico-, ayuda a redondear el preparado del cocinero que logra una capa crujiente como contraste de ese punto jugoso que mantiene la carne, a pesar del prensado. ¡Arte!

Helado de manzana verde es una opción añadida para culminar. Prometido que no defrauda y que ayuda a digerir. En lugar de un chupito, un heladito.

Y el café. En este caso es un añadido a valorar porque en Casa Fito Chimiche merece la pena tomar una taza de este preparado. No estropea lo excelente que es su cocina, sus productos y su servicio. El trabajo en sala es impecable. No olvide que pagar por comer bien se puede hacer aquí, en este rincón casi (muy) escondido de la geografía del sur de Tenerife.

Les podemos contar su carta, con pocas pero suficientes propuestas; les podemos contar el menú degustación (siete platos) o el gran menú degustación (nueve platos); les podemos hablar de su bodega, pero hay tantos vinos que seríamos cansinos. Una cocina tradicional, vanguardista, creativa, moderna, hecha con pasión, marcada por su entorno (el mundo rural). Mejor, volver a probar y entonces, seguiremos contando.

La ficha

Casa Fito, Chimiche

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 20 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete