Menú

Clavijo 38, alguna vez tenía que ser

Algo está pasando en Clavijo 38. Un restaurante del prestigio y el nivel de este recinto se puede permitir algún borrón, naturalmente, pero hay que estar atentos porque la relación calidad/precio de esta ocasión está tan desequilibrada que asusta. Y no es que el momento fuera un desastre, no; fue un quiero y no puedo o el resultado de la ausencia del jefe.

Les contamos. Varios de los platos solicitados no existían ese día, a pesar de estar en la carta; fuera de ella, el camarero menciona alguno que forma parte de la propia carta; solicitamos un plato de los de siempre, pero “muy cocinado” porque nos gusta así, pero la cocina no lo supo o no quiso saberlo; precisábamos unos minutos previos a la comanda para concluir un trabajo y la gentileza no estuvo por allí. Pero esto ocurrió en el primer cuarto de hora de presencia en el restaurante, hasta que llegó la segunda mesa. El resto, un servicio estupendo y muy profesional.

El pan es el primer síntoma de que estamos en un establecimiento que cuida hasta lo más simple de la comanda, como suele ocurrir en el restaurante Clavijo 38: calentito, tostadito, de ese sabor entre esponjoso y firme que ayuda a saciar al estrés inicial en cada restaurante, esos instantes previos a la elección de los platos. Quizá, el nivel del recinto (relación calidad/precio) requiera una oferta superior a una porción de mantequilla, porque eso está como en el bar de la esquina.

El comensal pide pulpo a la parrilla con espuma de papa y pimentón de La Vera, pero la sorpresa es cuando el camarero lo ciñe a pulpo a la gallega, que se acepta con una condición: que está muy guisado. Bueno, pues un cinturón de piel tiene más elasticidad que el pulpo que ocupó la mesa del restaurante Clavijo 38 en esta ocasión.

El comensal pide arroz caldoso con bogavante, pero “no tenemos bogavante”, se escuchó. La solución, “tenemos otro marisco”. Resuelto. ¡Y de qué forma! Un fumet impregnado de mar bien acompañado de marisco variado, con un sabor con tantos matices como el contenido de cada bocado. Sorprendentemente, el nivel de sal estaba perfecto. ¿Y el arroz? Muy abundante, como gusta, y perfectamente impregnado de la combinación de todo el “aderezo”. Por este plato mereció la pena el momento.

En entre7calderos.com tenemos referencias al restaurante Clavijo 38 de ocasiones anteriores, aquellas en las que mereció todos los honores. En esta ocasión, estamos ante un borrón, porque seguimos recomendando esta cocina, donde se elaboran 13 entrantes calientes (mucho marisco de muy diversa manera, setas, sopas, tempura…), una decena de entrantes fríos (salmón marinado, ceviche de cherne, jamón ibérico, queso manchego, ensaladas…), 14 platos basados en carnes (lechazo, chuletillas, chuletón, rabo de toro, steack tartar, solomillo, cochinillo, confit de pato…) y ocho platos de pescados (merluza, bacalao, kokotxas, atún rojo, cherne, chipirón…).

Clavijo 38, alguna vez tenía que ser.

La ficha

Mesón Clavijo 38

·      Calle Viera y Clavijo, 38

·      Santa Cruz de Tenerife

·      Tel.: 922 271 065

_____________________________________________________________________________

Enlaces relacionados:

Mesón Clavijo, 38: sabores, aromas, esencias… Cocina con fundamento (25-11-2017)

Mesón Clavijo, 38, referente de la cocina chicharrera (14-04-2018)

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + 9 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.