Menú

Gustavo Pérez: “La restauración de Güímar tiene un marcado carácter diferenciador en la Isla”

Gustavo Pérez: “La restauración de Güímar tiene un marcado carácter diferenciador en la Isla”

Gastronómicamente, Güímar aporta “un marcado carácter diferenciador con el resto de municipios de la Isla”. Lo asegura Gustavo Pérez, primer teniente de alcalde y responsable de Comercio y Turismo en el Ayuntamiento güimarero, además de firme defensor de la cocina local. En su análisis del subsector, manifiesta claramente que es uno de los ejes fundamentales de la economía en la coyuntura actual.

Gustavo Pérez disecciona la gastronomía de Güímar por zonas, explicando que “en el litoral tenemos una rica y muy variada restauración, especialmente en las localidades de El Puertito de Güímar y El Socorro”. Camarones y pescado fresco son los productos referentes en las cartas de los establecimientos de estos lugares, “así como en algunos otros que ya despuntan en la costa de Agache”.

“Cocina de mar, cocina de Güí-mar” (jugando con el topónimo) es un proyecto en el que trabaja el equipo que lidera. “Queremos aportar un cariz diferenciador que está marcado por el territorio”, en alusión a que el litoral de Güímar “es un paraje envidiable en el que, en pocos kilómetros, disfrutamos de muchos recursos naturales y de comodidad”: la reserva natural del Malpaís, el paseo/sendero de dicho espacio “confortable y apto para recorrer en familia”; el muelle de El Puertito, “histórico por haber sido punto de descarga de los productos que llegaban del Sur de la Isla hacia la Capital”; la playa de pescadores o de La Charcada, con barcos tradicionales y rodeada de restaurantes; el malecón que lleva hacia la playa de unos 700 metros lineales que desemboca en el Club Náutico y su puerto deportivo. Después de esto, cabe su conclusión: “Muy pocos municipios tienen estas características, con el plus de una restauración variada y de calidad”.

Pero Güímar vende también carne a la brasa. Esos recintos se encuentran ladera arriba, entre la autopista y la medianía de Güímar “donde la cocina se fundamenta en el uso de productos locales procedentes del Escobonal, Las Rosas, La Medida… O sea, lechuga, tomate y aguacates, sobre todo”. Eso ocurre en torno a la carretera general del Sur, la vía que sirvió para el asentamiento y consolidación de las poblaciones de la comarca.

Más hacia arriba, Gustavo Pérez mira hacia el límite con el Parque Nacional Cañadas del Teide, con bares y restaurantes “que empiezan a especializarse con la elaboración de platos basados en la carne de cabra”. El concejal asegura que hoy es un atractivo más “que atrae consumidores de muchos puntos de la Isla hacia los 25 establecimientos que basan su oferta en este plato tradicional en sus diversas variantes”.

Pero Gustavo Pérez no se queda ahí en su promoción y defensa de la gastronomía de Güímar, porque “todo esto lo tenemos que bañar con los vinos de aquí”. Los Pelados y Las Dehesas son las zonas con la producción vitivinícola a mayor altura de Europa, “donde se producen y elaboran vinos con una uva blanca que reúne unas condiciones excepcionales, lo que se ha traducido en premios para los bodegueros en todos los ámbitos: internacional, nacional, regional e insular. Esto refrenda que Güímar es tierra de vinos”.

El municipio cuenta con una notable variedad de restaurantes por su tipología: los familiares guachinches, románticos, de productos tradicionales, de cocina creativa y moderna y otros especializados en desayunos y meriendas. Recuerda aquí que el casco urbano de Güímar es el centro administrativo de la comarca al albergar notarías y los juzgados, entre otros servicios que obligan a acercarse a la localidad, por lo que “esa especialización ayuda a satisfacer las demandas de la clientela potencial y real”.

La batata, el queso y el aguacate forman parte de una iniciativa que se desarrollará en noviembre con el fin de reforzar el papel de estas producciones locales en la cocina. “Será una oferta que este año reforzaremos con un proyecto centrado en la carne de cabra como protagonista absoluta y preferente en el contexto grastronómico de Güímar”.

En el contexto comarcal, Gustavo Pérez defiende que la restauración de Güímar “está muy diferenciada porque la basamos en el producto local, en el cercano o el llamado kilómetro cero, ese que hace que el cliente sepa que lo que consume está cosechado a 500 metros o procede del corral de al lado. Eso es muy diferente a la apuesta por la comida rápida e internacional”.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 12 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.