Menú

Gustavo Pérez: “El esfuerzo es fortalecer el sector comercial más importante: la restauración”

Gustavo Pérez: “El esfuerzo es fortalecer el sector comercial más importante: la restauración”

Güímar Emprende es un plan de desarrollo y consolidación de la actividad en el municipio en todos los ámbitos productivos con el propósito de fomentar la recuperación y el crecimiento de la economía local y el fomento del empleo. El lema es que toda acción tiene que generar beneficio económico. A modo de ejemplo, incluye el programa sectorizado Saborea Güímar, dirigido específicamente hacia el subsector gastronómico. “Es una actuación integral que abarca desde el sector primario hasta la mesa, hasta alcanzar al comensal ya sea en su hogar o en un bar o restaurante”.

Lo explica Gustavo Pérez, concejal responsable de Comercio y Turismo (entre otras cosas), quien señala que ese concepto “nos lleva a trabajar directamente con los agricultores, quienes aportan a los establecimientos de comida del municipio los ricos productos de la huerta güimarera favoreciendo, con ello, el incremento de las ventas en determinados campos y el uso de la producción local en la cocina de bares y restaurantes. Eso se traduce en calidad para el consumidor, en más ventas y, consecuentemente, en la generación de empleo en el sector primario y en la restauración”.

Saborea Güímar no es solo una idea, un concepto o un proyecto. Gustavo Pérez, también primer teniente de alcalde, asegura que “la incidencia de las acciones y actividades que lo forman han contribuido a incrementar la caja, un dato esencial. Y hay otro aspecto, el de aquellos restauradores en los que hemos despertado la curiosidad e inquietud aventurándose, con resultados positivos, a renovar la carta tanto desde la perspectiva de los platos, con la apuesta por la creatividad, como en la utilización del producto local”. En ese marco, “hay restaurantes que han encontrado por esa vía su solvencia empresarial”.

Una de las líneas del plan Güímar Emprende es dar estabilidad a la actividad económica. Saborea Güímar “ha equilibrado el subsector de la restauración. Hasta su implantación, hace apenas tres años, el desajuste entre cierres y altas era brutal, una tendencia que ha cambiado sustancialmente, si bien siempre hay registros en ambos epígrafes, pero hoy contamos con una parrilla con un nutrido grupo de empresarios que buscan locales para seguir apostando por la restauración en el municipio”.

Saborea Güímar es un programa diseñado para todo el año. Febrero, con el Día de los Enamorados (14), promueve desayunos, almuerzos y cenas vinculados con el romanticismo de esa fecha; marzo es el mes del Día del Padre (19), impulsando entre los establecimientos los menús familiares; abril llega con el Día de la Madre (primer domingo) y con una campaña similar a la del mes anterior; mayo está centrado en la primera ruta de la tapa; junio llega con la fiesta de San Pedro y la gastronomía tradicional, entre la que se cita la carne de cabra; julio es la cocina de mar, potenciando el consumo en El Socorro y El Puertito de Güímar; agosto es para la Fiesta de Vino, otro elemento esencial en la gastronomía del lugar; septiembre rescata la gastronomía tradicional por su vinculación con la fiesta de El Socorro, dejando octubre y noviembre para las jornadas gastronómicas de productos específicos tales como el aguacate, el queso y la batata; y diciembre, con las compras navideñas, es la época de consumir con el colofón de la Noche en Blanco.

En este punto, Gustavo Pérez se detiene para explicar que “este año incrementaremos la actividad en octubre y noviembre con una apuesta que nos consolidará como municipio gastronómico”, aludiendo así a “De carne de cabra por Güímar”. Explica que “será una explosión vinculada a la historia del municipio en la que está reflejado que, en los tiempos del trueque, a comienzos del siglo XX, desde el Valle de la Orotava cruzaban al de Güímar para intercambiar productos y que quienes lo hacían recibían, por parte de familias güimareras, suculentos platos elaborados con carne de cabra”.

De ello se beneficia el paisaje de Güímar. “A medida que crece la producción agrícola, el paisaje cambia y mejora con la recuperación de zonas de cultivo en desuso, un elemento que suma valor al municipio desde la perspectiva no solo ambiental, sino turística”.

“La innovación en cocina y en el conjunto de la gastronomía es constante. Siempre hay que estar atento al mercado, a las peticiones de los comensales, a conocer modas y tendencias”, señala Gustavo Pérez, por lo que está convencido de que “a Saborea Güímar no le podemos poner límites”. A su juicio, “hay que estar siempre activos con el empresario para hacerles ver esas cuestiones. Se trata de trabajar codo a codo con ellos para sacar adelante al sector más importante del municipio, porque un tercio del censo empresarial se dedica a esta actividad. El esfuerzo es fortalecer el sector comercial más importante: la restauración”, explica Gustavo Pérez.

Todo ello, y volviendo al origen, en el marco de Güímar Emprende, un plan “cuyo objetivo máximo es dinamizar económica y socialmente el municipio para darle trabajo al desempleado. La actividad del plan persigue mantener o crear puestos de trabajo con cada una de las iniciativas, mantener o subir la caja”.

Gustavo Pérez concluye señalando que, en el desarrollo de este conjunto de ideas, Güímar cuenta con apoyos del Cabildo, a través de las consejerías de Agricultura, de Turismo y de Comercio, así como del programa Barrio por el Empleo, mientras que el Gobierno de Canarias contribuye a través de los programas de empleo y social.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 6 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.