Menú

El perenquén glotón satisface al paladar

Subiendo a Güímar desde la autopista del Sur hay algunas ofertas gastronómicas a tener en cuenta, dicen. En este caso, lo dicen con mucha razón. Es uno de esos lugares “comunes” que sorprende no solo porque llama la atención el sitio, junto a una carretera, en plena curva y en un entorno inesperado; ni tampoco porque el patio que se pisa al entrar serena cualquier ánimo. Sorprende porque la cocina de El perenquén glotón está a la altura.

En esta ocasión nos limitamos a dos platos a modo de picoteo. Esa era la intención, pero la ración está muy bien surtida. Y aunque la idea es derivar hacia la cocina asturiana (haciendo honor a la propiedad), optamos por algo tan de aquí como la carne de fiesta, algo simple. Pero la simplicidad se supera cuando el adobo está al punto con el orégano (a nuestro gusto) ligeramente por encima del tomillo y el laurel, cuando la carne está frita sin pasarse ni quedarse corto (nada sencillo con tanto trozo) y cuando las papas fritas “muy finas” crujen en boca para completar una sinfonía de sabores. Sobra decir que este plato lo bordan.

El panaché de choco no es muy canario, que digamos, pero sí que es una propuesta muy interesante. El molusco sepia, de buen tamaño y como mantequilla al cortar. De sabor, impecable. La compañía: berenjena, bubango, pimiento rojo y verde, tomate y champiñones con ese modo de tratar la verdura en la cocina mediante la cocción, la fritura y el horneado. Espectacular. Por poner un pero, quizá la berenjena no encajaba en la combinación.

De postre casero, claro está, la elección fue una milhoja rellena de crema pastelera con chocolate caliente. Una comida para repetirla. Y no nos pagan por esto. Pagamos nosotros. Es más, la relación calidad/precio aquí está bastante bien.

La opción es ir derivando hacia la cocina asturiana, pero en la carta encontramos también montaditos de batata y bacalao, escaldón de pescado, parrillada de verduras, huevos estrellados con gulas, gambas y papas; revuelto de bacalao, gambas y aguacate; huevos estrellados, varias ensaladas, carnes (bistec de cerdo, chuleta de cerdo, solomillo, pollo, parrillada, secreto ibérico), pescados (bacalao encebollado y cherne a la plancha con verduras y confitura de tomate), cuchara (fabada, arroz caldoso y crema del día) y postres (milhojas rellenas de crema pastelera y chocolate caliente, otra de arroz con leche y tofe, quesillo, helado de vainilla frito y brownie con nueces y helado).

Dos comedores, uno en el acceso y directo al patio y el otro, en el interior en forma de salón al estilo de las casas de comida canarias.

El perenquén glotón es una enorme sorpresa.

La ficha

El Perenquén Glotón

  • Carretera Puertito, 16
  • Güímar
  • Santa Cruz de Tenerife
  •  Tel.: 922 514 245

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 9 =

Suscríbete