Menú

Chef Padilla, con tiempos pasado mucho mejores

Hubo una época en la que ir a comer a Güímar era acudir a El Puertito y al Chef Padilla. De entrada, de eso no queda nada. Bueno, sí, el lugar, el diseño, las paredes… Todo se percibe añejo, tristón y oscuro. No es ni la sombra de lo que fue, pero varias décadas después tiene una terraza que está estupenda para el tiempo primaveral y veraniego de esta localidad del Sureste de Tenerife. Escasez de personal, cocina rápida y una relación calidad/precio casi equilibrada. ¿Y la comida?

Eso salva el lugar. Vamos, no es para frecuentarlo, pero la cocina de este restaurante conserva algunas de las virtudes que tuvo antaño: si hablamos de calidad del producto, no defrauda; si nos referimos al entorno, ha mejorado; si la cuestión es la carta, aclarar que en El Puertito de Güímar es casi la misma para todos los pocos establecimientos de comida que aquí hay… Todo ese conjunto se resume en que comer, se come bien.

Camarones para abrir boca con la guarimba de rigor. Te los sirven como camarones de El Puertito. Ahí lo dejamos. En sí, se trata de un entrante algo simplón en su preparación porque hasta una pizca de sal le faltaba, pero eso es al gusto, ya se sabe. De todos modos, el plato está bien surtido y el género cumple las expectativas. ¡Apunte!

Sama con papas arrugadas y mojo (verde y rojo, claro). Esto sí que fue una sorpresa. Para dos pero servida como para cuatro. Rezumaba sabor. Preparada a la plancha, la ajada marcaba la suavidad de un pescado carnoso, pleno de eso que hace de este pez uno de los preferidos para conseguir una comida espectacular. El truco está en saber pasarlo por el fuego y en el Chef Padilla conservan ese buen hacer. ¡Muy bueno!

Este restaurante es uno de esos lugares a los que gusta acudir de vez en cuando por cuestiones más propias del lugar (cerca del mar, aunque no lo ves), porque el tiempo parece ralentizarse sentado en su terraza (aunque de mesas y sillas de plástico), porque la comida “no está mal” y porque después de una buena sobremesa se puede disfrutar de un paseo mirando al océano.

No es uno de esos lugares de los que quepa esperar una cocina sobresaliente, pero el esfuerzo por mantener en pie este restaurante merece ser reconocido. El Chef Padilla es parte de la historia de El Puertito de Güímar y aunque ha vivido momentos mejores, sigue identificando la gastronomía de la propia localidad.

La ficha

Restaurante Chef Padilla

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + dieciseis =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.