Menú

entre7calderos

La Morena, el pez al que Canarias canta

Una antigua expresión, la de “estar condenado a las morenas”, proviene de la costumbre de la Roma clásica de alimentar a estos peces con los esclavos condenados a muerte, porque consideraban que el sabor de la carne de morena mejoraba mucho si se alimentaba de carne humana. Parece ser que esta es una leyenda que crearon los padres de la Iglesia, en su afán de denigrar las costumbres de la Roma pagana. Se cuenta que el cónsul Lucio Licinio tenía en su casa un inmenso vivero de morenas y decidió cambiar su apellido por el de Muraena. En Roma...

Leer más

¡Compra AQUÍ tu ejemplar!

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD