Flor de sal, de Salinas de Tenefé, en Gran Canaria, la mejor de Canarias

584

Esta producción recibe el máximo reconocimiento del Concurso Oficial Agrocanarias, además de una Medalla de Oro por su Sal marina


 

Santa Cruz de Tenerife. Flor de sal de Salinas de Tenefé, en Gran Canaria, elaborada por BRC Infraestructuras Hidráulicas SL, ha sido elegida como la Mejor Sal marina de Canarias en el Concurso Oficial de Agrocanarias 2023, certamen organizado por el Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA), en colaboración con el Cabildo de Lanzarote y el Ayuntamiento de Teguise, para promocionar los productos de calidad diferenciada de las Islas.

El consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Soberanía Alimentaria, Narvay Quintero, y el director del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA), Luis Arráez Guadalupe, presidieron hoy martes, 14 de noviembre, el acto de lectura del fallo del jurado del concurso, que en esta edición contó con la participación de diez producciones, seis procedentes de Gran Canaria, dos de Lanzarote, y dos de Fuerteventura.

Un panel de cata compuesto por 11 catadoras y catadores, especialistas en el análisis de productos agroalimentarios, han sido los encargados de seleccionar bajo criterios técnicos y mediante el sistema de cata ciega, es decir, sin conocer qué producción están valorando, los productos que resultan premiados.

En la categoría de ‘Sal Marina Virgen’, la Medalla de Oro recayó en la marca ganadora (Salinas Tenefé), mientras la Gran Medalla de Oro fue para Salinas Bocacangrejo, de Gran Canaria, elaborada por Martell Lozano, SL. En la categoría ‘Flor de Sal’, la Medalla de Oro se otorgó a Salinas de Janubio, de Lanzarote, que también recibió la distinción especial a la ‘Mejor innovación, imagen y presentación’ por su formato de lote de cajas de 100 gr con 9 imágenes distintas.

El consejero del Área, Narvay Quintero, señaló que el objetivo fundamental de este concurso es visibilizar estas producciones de las Islas y a las empresas productoras, y reconocer su calidad y características únicas a través de unos galardones que constituyen un aliciente para los consumidores en su decisión de compra, y refuerzan e impulsan la comercialización de los productos que los reciben.

“Las características de la sal de Canarias la convierten en un producto que podría estar amparado por una Denominación de Origen Protegida, un sello de calidad que supondría una protección y reconocimiento a nivel europeo, para cuya solicitud los productores contarían con el asesoramiento y el respaldo del ICCA” , agregó el titular del departamento.

Por su parte, el director del ICCA, destacó que el Instituto “quiso trasladar en esta ocasión el certamen a La Graciosa, isla que no había acogido anteriormente ninguno de los Concursos Agrocanarias, pero que cuenta con un vínculo especial con el mar y una gran tradición salinera”. “En Lanzarote llegaron a existir hasta 26 salinas, entre estas, las Salinas del Río, las más antiguas de Canarias, que fueron puestas en explotación en el siglo XVI en una superficie llana situada al pie del acantilado de Famara, estando separadas de La Graciosa por el brazo de mar de «El Río”, recordó.

Las sales participantes en el certamen son analizadas por el panel de cata. A nivel visual se tienen en cuenta principalmente características como su color (ya sea blanco o de otra tonalidad) y su brillo. En cuanto al tacto se analiza si estas se presentan en forma de gránulos o desmenuzadas, y lo fácil o difícil que es disolverlas; la granulometría de esta producción en la mano es un elemento crucial para evaluar su calidad. En la fase olfativa se tiene en cuenta que no haya absorbido olores, derivados por ejemplo de su almacenamiento, pero sí se aprecia que recuerde a algas, mariscos, etc., reflejo de su frescura. Ya en boca, en la Flor de Sal se valora su rápida disolución, mientras la Sal Marina tiene una mayor permanencia de salado y una disolución más larga.

La empresa la define como una sal gourmet por su textura, composición y sabor. Se trata de un potenciador de sabores, ideal para ensaladas, tomates, aguacates, aceite de oliva virgen extra, frutas como manga o papaya, así como carnes o pescados a la plancha. También se usa en repostería (al finalizar el plato).

En cuanto a sus características organolépticas destaca su color blanco puro, y su olor, que dependiendo del grado de humedad, puede ser de ligero olor a mar o roca mojada. Asimismo, presenta una textura esponjosa fácilmente rompible ante la presión de los dedos con tendencia a apelmazarse en zonas húmedas debido al contenido de magnesio, y un sabor suave fruto de su poca presencia de sodio, agradable en el paladar por la textura de su grano, y sin regusto amargo por el equilibrio de cloruro de sodio y el resto de oligoelementos como el magnesio, el potasio, yodo, etc.

Esta sal, que cuenta además con el sello europeo de producción ecológica, fue elegida también como la mejor producción del certamen Agrocanarias en 2021.

Las salinas de Tenefé se encuentran en el municipio de Santa Lucía, en el sureste de Gran Canaria y constituyen un espacio de gran belleza. La empresa mantiene el mismo proceso artesanal de extracción de hace 250 años.


 

Resumen
Flor de sal, de Salinas de Tenefé, en Gran Canaria, la mejor de Canarias
Nombre del artículo
Flor de sal, de Salinas de Tenefé, en Gran Canaria, la mejor de Canarias
Descripción
Esta producción recibe el máximo reconocimiento del Concurso Oficial Agrocanarias, además de una Medalla de Oro por su Sal marina
Autor