La mayoría de los consumidores usa mal los envases alimentarios, advierte OCU

216

 

Una encuesta de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) realizada en colaboración con Euroconsumers a 1.048 personas de entre 18 y 74 años revela que uno de cada dos consumidores usa incorrectamente los envases alimentarios, lo que aumenta el riesgo de que las sustancias que los componen migren al alimento que contienen.

Apenas el 47% de los encuestados por OCU sabe el que algunos envases podrían liberar sustancias químicas cuando entran en contacto con alimentos ácidos (como el tomate troceado) y grasos (un guiso con aceite, por ejemplo), en concreto los envases plásticos. Mientras que solo un 15% sabe que la migración de sustancias al alimento es más probable cuando se guarda caliente en el envase. Igual que sucede cuando se emplean envases plásticos de un solo uso. Es más, aunque solo los envases con el símbolo del microondas pueden calentarse en este electrodoméstico, el 27% de los encuestados no comprende el símbolo que garantiza su uso seguro en el microondas.

Lo cierto es que sólo un 15% de los consumidores se considera bien informado sobre el riesgo de migración química del envase al alimento que contiene. Motivo por el cual OCU solicita al Ministerio de Consumo la realización de una campaña informativa sobre el uso correcto de este tipo de envases. Además, ha enviado copia de los resultados a través del BEUC a la Comisión Europea con el fin de desarrollar una normativa que garantice que los materiales en contacto con los alimentos no supongan un riesgo para los consumidores. Mientras tanto, aprovecha para trasladar una serie de consejos prácticos que prevengan posibles contaminaciones:

1.- Evite utilizar envases viejos, desgastados o con sabor y olores raros.

2.- Utilizar preferiblemente recipientes de vidrio, acero inoxidable o cerámica.

3.- Ante la duda, priorizar envases con el símbolo del vaso y el tenedor.

4.- Evitar calentar tuppers de plástico en el microondas, mejor en un plato.

5.- Al calentar, respetar la temperatura máxima indicada por el fabricante.

6.- No reutilizar envases de un solo uso (tarrina de helado, botella de agua…).

7.- No emplear nunca envases de bambú mezclado con plástico.

8.- No usar papel de aluminio para envolver alimentos salados o ácidos.

OCU ha detectado y denunciado además recientemente a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid la comercialización de un par de envases de plásticos mezclados con bambú, prohibidos por la legislación que pueden contener sustancias tóxicas como la melamina y el formaldehido, tal y como se explica en la revista OCU SALUD de abril.

Esta información ha sido elaborada por un equipo de profesionales sanitarios, nutricionistas, tecnólogos de los alimentos, estadísticos y editores de OCU que, en colaboración con laboratorios independientes, analizan desde 1975 los principales productos y servicios de salud y alimentación. Su trabajo se sustenta en los principios de la evidencia científica, la calidad, la eficiencia y la sostenibilidad, pero sobre todo en la independencia que le proporcionan sus más de 200.000 socios activos.