Menú

Nuestro amor por el sándwich club

Nuestro amor por el sándwich club

Nacidos del amor del pan y de la carne, amor que recorre carreteras solitarias o atareadas, cine, música, novelas, cuentos y poemas… Le diré a mi viejita que experimente otros sabores y deje el sándwich de jamón.

Hoy nos trae a este lugar de culto y reunión no dominical el rey del sándwich.

El británico John Montagu, IV conde de Sandwich con una afición al juego de cartas que lo llevaba a disputar largas partidas, lo que provocaba que, en más de una ocasión, ni siquiera se levantase de la mesa de juego para acudir a comer. Por ello, sus asistentes se las ingeniaron para servirle en la misma mesa donde jugaba un plato conteniendo una serie de alimentos que podían ser ingeridos fríos, como fiambres y carnes adobadas. Para evitar mancharse las manos, el conde colocaba los alimentos entre dos rebanadas de pan, lo que le permitía tener una de las dos manos libres y seguir jugando. Otros historiadores apuestan por la hipótesis de que fue ocurrencia de sus asistentes.

La teoría más extendida es que este sándwich se preparó por primera vez en 1894 (hay discrepancias respecto a la fecha exacta de su aparición) en el famoso Saratoga Club-House, un lugar muy exclusivo visitado por la alta sociedad neoyorquina de finales del siglo XIX. De ahí le vino la denominación de Clubhouse Sándwich, en la localidad de Saratoga Springs, en el estado de Nueva York. Es una receta que llenará de nostalgia y recuerdos. Cuenta la leyenda que su origen se debió al extraño suceso de un hombre entrando en la cocina y preparándose la cena sin la ayuda de su mujer ni del servicio. Con intención de prepararse unas tostadas, al buscar la mantequilla encontró unas lonchas de bacon y unos trozos de pollo frío que habrían sobrado de la comida y decidió incluirlos en sus tostadas. Así que untó dos rebanadas de pan con mantequilla, las tostó y añadió el bacon y el pollo. Como también encontró un tomate y mayonesa, lo metió todo entre las dos rebanadas de pan y esa fue una de sus mejores cenas.

También se dice que Eduardo VII, después de abdicar al trono de Inglaterra para casarse con la norteamericana dos veces divorciada Wallis Simpson, pedía que le prepararan este sándwich en particular, dando él mismo las instrucciones de cómo quería que se lo sirvieran.

  • 3 rebanadas de pan de molde tostadas ligeramente
  • 1 tomate mediano en rodajas
  • 4 hojas de lechuga en tiras
  • 2 lonchas de jamón cocido
  • 4 lonchas de beicon y 100 gramos de pollo asada y desmenuzado.
  • 1 aguacate
  • 1 huevo frito
  • Salsa a nuestra historia

Mezclar lechuga y la salsa elaborada mezclando mahonesa, mostaza, pepinillos y huevo duro.

El pollo lo mezclaremos con un poco de esta salsa también.

Cortar el aguacate en láminas.

Freír el beicon.

Comenzar a “armar” el sándwich, que estará compuesto por tres pisos.

Untar el pan con mantequilla.

Sobre los primeros dos pisos poner jamón, pollo, beicon, lechuga-salsa, tomate, aguacate, huevo duro, lechuga-salsa y huevo frito. Colocar uno de los pisos encima del otro y tapar con la última rebanada de pan a la que le habremos hecho un círculo en el centro.

Sobre el autor

Alex Marante

cocinero y bloguero

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete