Menú

El Corral del Chivo, un guachinche que enamora

Su lema es “carta variada, muy buena calidad y atención exquisita”. Se cumple a rajatabla. “Especializados en comida típica casera y canaria y la mejor selección de carnes de nuestra tierra”. Por parte. La comida casera y canaria no se puede poner en duda y la calidad de las carnes, mucho menos. Este establecimiento es el mayor de los descubrimientos para estos comensales. La relación calidad precio está desequilibrada: la calidad supera a la cuenta, en el contexto en el que se mueve la restauración actualmente.

El Corral del Chivo se presenta como un guachinche en El Tablero, en un enclave nada propicio para su conocimiento y reconocimiento, pero está claro que el boca-oído ha funcionado muchísimo. La clientela es mucha, cosa que no debe sorprender.  Aquí encontramos todo eso que se espera de la cocina de las Islas: quesos, ensalada, sopa, garbanzos, setas, carne de fiesta, carne de cabra, la parrillada de chistorras-salchichas-morcilla, costillas con piña, bistec, chuleta, pollo solomillo (todo ello a la brasa), pescado encebollado, atún con mojo, mousse (gofio, chocolate, mango…), quesillo, tarta de galleta…

Para abrir boca, media de garbanzas que sabía a lo que debe saber: muy bien condimentada, con el garbanzo en ese punto que al morder parece que se deshace antes de masticar, con la salsa que invita a empapar el pan, con el trozo de costilla de cerdo, otro de chorizo, algún trozo de embutido y la ración abundante y caliente. ¡Esto es un manjar para dioses!

Potas. Una de las claves de este plato es el punto de la carne del molusco. En El Corral del Chivo es pura mantequilla. Se puede trocear con el tenedor. Además, el sabor está en otro nivel. Suave, con un punto (mínimo, casi imperceptible) de pimienta negra, con la salsa pidiendo zambullir el pan sin parar y unas buenas papas arrugadas. En la cocina de este restaurante (guachinche, dicen los rótulos) hay maestría y técnica para trabajar el recetario tradicional canario al estilo más simple y exquisito. Indudablemente, estamos ante una gran cocina y un gran producto.

Y una simple chuleta de cerdo. A la parrilla y de tamaño superior, la carne está jugosa, con un toque ligeramente tostadito, muy bien de sal y la compañía de una buena ración de papas fritas de esas que al morder cruje pero que por dentro están suaves. Naturalmente, no iban a fastidiar la comanda con papas para freír pre congeladas. Solo el recuerdo de este plato abre el apetito.

La Tasca El Corral del Chivo es ese lugar que te obliga a volver, volver y volver. Toda su carta es de comida canaria pura, de esa que siempre se ha comido en cualquier rincón de las Islas y en casa. Este es el mejor de los ejemplos que podemos ofrecer de lo que es cocinar de la forma más tradicional y sencilla que conocemos, como se ha hecho toda la vida. Es eso, la cocina de siempre para comer como siempre, pero mejor.

La ficha

Tasca El Corral del Chivo

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 16 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.