Menú

En el restaurante, cristal mejor que plástico

En el restaurante, cristal mejor que plástico

En el restaurante, mejor si el agua está embotellada en envase de cristal

Todos queremos ser consecuentes con nuestro planeta y ayudarlo a seguir adelante, sobre todo porque queremos un futuro lleno de esperanza para nuestros hijos. Puede parecer muy raro hablar de reciclaje y de reutilización en la gastronomía, pero es algo de lo que deberíamos tomar conciencia.

¿Cuántas veces hemos oído hablar de que para defender al producto canario en la mesa y en los fogones debemos consumir productos locales, desde los ingredientes ecológicos de productores agrícolas hasta los buenos vinos de nuestra tierra?

¿Alguien puede explicar por qué no se extiende esa propuesta de buenas intenciones al consumo de agua en la mesa? ¿Por qué teniendo embotelladoras de agua de muy buena calidad, empresas de referencia en todo el Archipiélago, lo usual es que en cualquier restaurante de nuestras islas nos pongan agua embotellada del exterior y en envases no reutilizables de plástico?

No se entiende esta doble moral cuando hablamos del agua embotellada, pero tampoco se entiende -suponemos que por ignorancia- la práctica habitual de servir latas de refrescos (que no son retornables) en vez de botellas de cristal (que sí lo son). Con un uso generalizado y continuado de estos envases de vidrio se abaratarían los costes de forma importante, ya que el medio ambiente y el reciclaje es más que ahorrarnos unos céntimos en nuestra factura de la compra o en el escandallo.

Mientras que no seamos conscientes los ciudadanos de que en el tema medioambiental y de reciclado debemos ser proactivos y consecuentes con nuestros comportamientos y tener hábitos sostenibles, difícil papeleta dejaremos a nuestros hijos.

La próxima vez que acudamos a un restaurante, convendría, como gesto solidario y en el momento de elaborar la comanda, hacerle especial mención al camarero de que el agua embotellada sea de una marca canaria y en botella de cristal y que los refrescos no vengan de lata. Esas pequeñas acciones repercutirán de forma positiva y decidida en la economía de nuestro Archipiélago y en la calidad medioambiental de nuestro planeta.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − ocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete