Menú

Una buena bandeja de marquesotes

Una buena bandeja de marquesotes

Un cocinero siempre tiene el apoyo de las personas que hicieron que se dedicara a esto. Una abuela o una madre, en esta ocasión, serán las dos por medio de sus recetas personales de postres típicos. Recetas que traen recuerdos de niñez, que cuando las probamos nos acordamos de ellas porque las hacían así.

Este postre es simplemente un bizcocho cortado en porciones al que se le bañó en almibar. Postre típico de una isla que llegó a exportar caña de azúcar y que es famosa por sus elaboraciones dulces. Supongo, y más que nada por la historia del palmero, que entre lo goloso que se dice que es, yo debo de ser la excepción que confirma la regla.

Su historia parece ser que como en La Palma se hacen muchos bizcochos desde que aparecieron los hornos, supongo que antes de que éstos se pusieran “secos”, se les daba un baño de almíbar y se conservaban aún mejor y por más tiempo. Esa puede ser una explicación, ya que a ninguno de nosotros se le ocurrió preguntar la razón a nuestros abuelos.

Ingredientes:

  • 6 Huevos
  • 50 ml de aceite de oliva
  • 75 g de leche
  • 500 g de azúcar
  • Canela
  • La cáscara de un limón
  • Mantequilla
  • Levadura

Preparación:

Lo primero, batir las claras de huevo a punto de nieve añadiendo poco a poco el azúcar, el aceite, la leche, las 6 yemas de huevo y la harina mezclada con la canela, la ralladura de limón y la levadura.

Una vez que está todo bien mezclado y la masa es uniforme, echarla en un molde y meterlo en el horno durante aproximadamente 20 minutos, a una temperatura de 170º.

Una vez cocido y frío, se parte en trozos y se baña en almíbar.

¡¡¡Marquesotes para niños y mayores!!!

Sobre el autor

Alex Marante

cocinero y bloguero

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.